viernes, 18 de julio de 2014

La Trini y su cante por malagueña

ENTREGA Nº 88  19  DE JULIO DE 2014 

MUJERES QUE DEJARON Y DEJAN HUELLAS EN EL CANTE

                                               -19-

                                      LA TRINI


En Málaga durante el año 1868, nació la cantaora que sin lugar a dudas realizó los cantes primitivos de la malagueña con mayor sentimiento, TRINIDAD NAVARRO CARRILLO, conocida con el artísticamente como  LA TRINI,  no sólo como  se indica con anterioridad fue una intérprete genial que realizara sus cantes con el más puro de los sentimientos sino que además, creó  a lo largo de su vida varios tipos de malagueñas  consideradas como afirma Martín  Salazar como cantes de transición  entre esas añejas  malagueñas y las que más tarde realizara cantaores como  Don Antonio  Chacón o Francisco Lerma “Fosforito”  aunque del primero se afirma que algunos de sus más geniales y populares cantes por malagueñas fue una recreación de  “La Trini”.

                                     

                                        Siquiera por compasión
                                        escríbeme alguna vez,
                                        que yo tengo el corazón
                                        marchito de padecer
                                        que ya no siente ni el dolor.

Desde muy joven. La Trini se dedicó al cante, siendo conocida no sólo por Málaga sino por  toda la Flamenca Andalucía ya que no hubo un rincón, un café teatro que no conociera a esta máxima figura femenina del cante por malagueña por su capacidad creadora y por su capacidad al interpretar sus cantes.

Su vida siempre estuvo llena de sinsabores y no sólo por lo humilde de su infancia familiar sino por los variados problemas que en su vida le enfrentó como el accidente de la pérdida de un ojo o la operación de un tumor de vagina  en el año 1897    

                                      
                                       
                                        No se borra de mi mente
                                        el día catorce de abril
                                        siempre lo tendré presente
                                        pues ese día me vi,
                                        a las puertas de la muerte.

Trinidad Navarro no dejó nada grabado y sus cantes nos llegó a través de Chacón, Sebastián el Pena o  de la cantora de Ronda  Paca Aguilera.

Durante muchos años regentó el ventorrillo La Caleta al que le puso su nombre y donde no faltó una buena reunión de cante.
                           
Allí en su Ventorrillo la encontró el estudioso Fernando el de Triana que cuando le escuchó dijera que “Mientras más se agotaba físicamente, más sublime era el arte que iba descubriendo, hasta el extremo que en sus últimos años, cuando ya no cantaba en público y, de cuando en cuando, alternaba unos momentos en algunas de las reuniones que frecuentaba su famoso ventorrillo, entonces era cuando estaba verdaderamente incopiable. ¡Qué cosas le hacía a los cantes!

                                      Cantaora de un gran prestigio,
                                      siendo en todos los tiempos 
                                      la más querida e imitada
                                      por todos los grades maestros,

                                      Sus cantes por malagueñas
                                      deja una bonita escuela
                                      para continuar en el arte,
                                      con un estilo sin igual
                                      para la más pura afición 
                                      que adoramos el flamenco.