sábado, 12 de julio de 2014

María Borrico


ENTREGA Nº 87  12  DE JULIO DE 2014 

MUJERES QUE DEJARON Y DEJAN HUELLAS EN EL CANTE

                                               -18-
                            MARÍA BORRICO
La historia de cante flamenco es, desgraciadamente, corta en edad y expresión. La flamencología moderna está haciendo un gran esfuerzo –como en su momento  afirmara  Fernando Quiñones- para reconstruir una de las expresiones folklóricas más ricas del mundo: el flamenco.                  
Y este es el caso -por tradición oral solamente- de una cantaora de la que sabemos  ha sido básica en el cante: María Borrico. ¡Qué nombre tan poco romántico  para cantaora tan extraordinaria! Parece ser que esta cantaora era de raza gitana y que nació en San Fernando en 1830, así al menos la sitúa el padre de los hermanos Machado Don Antonio  Machado Álvarez "Demófilo”.  El autor de Colección de Cantos Flamencos, primer texto que nos esclarece el oscuro mundo de nuestro arte, nos dice de María Fernández que esta cañaílla fue famosísima cantaora de seguiriyas, de entre las que se ha hecho célebre su conocidísima de "cambio" o "cabal":

                                               Dice mi compañera
                                      que no la quiero,
                                      cuando la miro, la miro a la cara,
                                      yo er santo pierdo".

Este cambio o remate ha sido usado por todos los cantaores contemporáneos posteriores a ella como final de serranas, seguiriyas y livianas, cuentan que el mismísimo Silverio Franconetti, su gran admirador, usaba este cambio siguiriyero como macho de su Liviana o de su cante por Serrana.

María Fernández Fernández fue la hermana mayor de Pedro Fernández, "El Viejo de La Isla." Según estudioso de la época, gracias a  ella encontramos  un estilo de seguiriya que ha sido varias veces comentado  como un engarce entre las seguiriyas más  antiguas y modernas.

Con el nombre de María de Montemayor de todos los Santos fue bautizada en su ciudad natal de la Isla de León. Hay flamencólogos que opinan que su cante recuerda al de Perico Frascuela o al de Juan Junquera