jueves, 10 de diciembre de 2015

Nº 163 "Por Peteneras"

Peteneras  
 Si cante de los ya comentado tiene en su origen misterios y leyendas, ninguno como el de la petenera.
Según nos cuenta "Demófilo" a través de su asesor Juanelo de Jerez, una tal Dolores natural del gaditano pueblo de Paterna de Rivera afincada en Triana  dio lugar al nombre de petenera por derivación normal entre nosotros de la palabra paternera; según esta misma leyenda que parece ser que algo de cierto existía, ésta Dolores debía de ser una mujer de una personalidad fuerte, cruel y tal vez despiadada con los hombres causa por la que perdieran la vida casi siempre de forma violenta varios de sus amantes dando motivo con el pasar de los tiempos a las posibles supersticiones negándose todavía sobre todos algunos gitanos a interpretar dicho cante bajo el peligro de caer en desgracia.
                                                  "Quién te puso Petenera
                                                    no te supo poner nombre,
                                                   que debía haberte puesto
                                                   la perdición de los hombres."



Tachada en un principio de cante intrascendente  y de canción aflamencada de manera injusta, ha demostrado que se trata de uno de los cantes flamencos de mayor intensidad dramática y de mayor dificultad en su interpretación. El contenido de sus letras generalmente dramático unido a su leyenda aumenta aún más ese aire de misterio que la envuelve hasta el punto que por una de sus misteriosas coplas se ha llegado a decir que el origen de la petenera era judío. Pero el profesor García Matos, destacado musicólogo, ha demostrado mediante sus trabajos de investigación, que  dicha influencia carece de sentido, siendo la siguiente letra de peteneras una más de las muchas letras que con esa melancolía y sentimiento la caracteriza.

                                                 "¿Dónde vas bella judía
                                                      tan compuesta y a deshora?
                                                      Voy en busca de Rebeco
                                                      que estará en la sinagoga."

El contenido estrófico de La petenera es a base de cuatro versos octosílabos con rima asonante en los pares; en su compás algunos ven algo de soleá pero mucho más libre y otros le notan afinidad melódica con algunas formas de  malagueña quizá en este último caso por influencia de Don Antonio  Chacón quién se la escuchara al Medina el Viejo para más tarde una  vez aprendida, imprimirle ese sello  particular que el gran Chacón daba a todos sus cantes.
Hoy en día al hablar de peteneras se hace diferenciándolas en petenera chica y petenera grande o bien en petenera corta y petenera larga. A esta última la llamada larga o grande algunos aficionados la identifican con la de Medina el Viejo (ese cantaor jerezano que parece ser la creó a partir de una primitiva que sirviera de introducción y que el escuchara de la mismísima Dolores). Pero quién verdaderamente dio al cante por petenera sobre todo a la grande, la dimensión que actualmente tiene fue sin lugar a duda Pastora Pavón "La Niña de los Peines" hasta el punto que unos habla de petenera chica y petenera de Pastora (tal vez erróneamente).  De toda forma cuando  se habla del cante por peteneras se hace de antes y después de La Niña de los Peines.     

                                             
                                      “Ven acá, remediaora
                                         y remedia  mis dolores,
                                         que está sufriendo mi cuerpo
                                         una enfermeá de amores."
                                          (Petenera corta o chica)

                                      "Quisiera yo renegar
                                        de este mundo por entero,
                                        volver de nuevo habitar,
                                      ¡mare de mi corazón!
                                       por ver si en un mundo nuevo
                                      encontraba más verdad."
                                     (Petenera grande de la Niña de los Peines)
                                            


Además de los artistas señalados como Pastora Pavón, José Rodríguez "Medina El  Viejo" o Chacón encontramos grandes intérpretes de peteneras en cantaores que como Rafael Pareja, Fernando el Herrero o Pepe el de la Matrona se la escucharon a Don Antonio mientras éste la aprendía de Medina quién a su vez se la trasmitió a su hijo el Niño Medina sin olvidarnos de Arturo Pavón que parece ser oyendo a Medina el Viejo cantarla a Chacón la aprendió, para más tarde enseñársela a su hermana que con su temperamento lo popularizó a nivel masivo.

Hay un viejo estilo llamada soleá petenera que nos ha sido trasmitida a través de la línea pura de Pepe el de la Matrona y que consiste en cuatro dificultosos versos que muchos cantaores utilizaron como macho de la caña a finales del siglo pasado.
                                       "Al pié de un pocito seco
                                         de rodillas me hinqué,
                                         fueron tan grandes los llantos
                                         que el pocito rebosé.
                                         Tú, misionero de Dios,
                                         por el mundo si la encuentras
                                        dile que yo la perdono,
                                       ¡mare de mi corazón!
                                        pero que no quiero verla."
                                       (Petenera grande y chica de Medina el Viejo)
                                             
                                      "Ven acá, remediaora
                                         y remédiame mis males,
                                        que si tú no los remedias
                                        no me los remedia nadie."
                                      (Petenera corta de Chacón)

                                      "En la habana hice una muerte.
                                        La Puebla me sentenció,
                                        La Habana dice que muera,
                                        La Puebla dice que no."
                                   (Soleá Petenera, Pepe el de la Matrona)

Pero no sólo se debe  hablar de estos artitas como grandes peteneros ya que no deben caer en olvido maestros como: Juan Talega, Aurelio Sellés, Manolo de Huelva o los actuales Gabriel Moreno, Enrique Morente, Meneses, Fosforito, Naranjito de Triana, El Perro de Paterna..., sin descartar el trabajo aunque últimamente algún año no se realiza) de los peñistas y Ayuntamiento de Paterna de Rivera con su tradicional Concurso Nacional de cantes por peteneras en pro de este importante palo flamenco.