viernes, 12 de abril de 2013


 ENTREGA Nº 22       13  DE ABRILDE 2013

                            Geografía flamenca  flamenco en Murcia (1)

                        LOS  CANTES DE LAS MINAS

Al igual que sucede con las granaínas y malagueñas en el que el origen de sus cantes se basan en el primitivo fandango, cuando se habla de los Cantes de Levante o Mineros, también hay que recurrir a sus fandangos locales que más tarde dieran lugar a estos cantes llamados tarantas, tarantos o cante de las minas en general.

Algunos aficionados engloban dentro de los Cantes de Levante a los ya referidos de Málaga o de Granada. Pero lo más acertado según opinión de los mejores conocedores del mundo del flamenco, es hacer de este grupo de cantes levantinos una diferenciación como tal y denominarlo así por la zona geográfica donde se desarrollan, o con el seudónimo de Cantes Mineros ya que por  las cuencas mineras de Almería, Granada, Jaén y Murcia es por donde brotan estos cantes plenos de dolor, de áspero dramatismo o de quejido lastimero sobre la trágica vida, las penas  y opresiones del minero.

Dentro de estos cantes el primero que surge como común entre todos los flamencólogos es el de la taranta y todos coinciden en que deriva del primitivo fandango de Almería, por lo que se puede decir que el inicio del estudio sobre los cantes mineros podría ser esa primitiva taranta que etimológicamente deriva de "tarantela" (música) (a los naturales de Almería se les denominan con el gentilicio de "Tarantos")
                         
¿Pero cuándo surgen esos brotes de flamenco en  la zona     murciana?         
¿Son los Cantes mineros de La Unión, los mismos que los de Almería, Granada o Jaén?

Es difícil todo lo que a ciencia exacta quiera decirse del flamenco ya que, aunque encontremos abundante estudios sobre ello en el Levante español, al final hay que recurrir a los tres últimos siglos, pues no se tiene noticia alguna de lo que antes ocurriera. Sin embargo parece ser que existieron por las cuencas mineras de Murcia unos cantos llamado "Cantes de la Madrugá" que al unirse con los que, con motivo de las migraciones de familias andaluzas de las minas de Jaén,  Almería y Granada durante la época de Fernando VII en busca de mano de obra, llevaron, se produjera el normal intercambio de formas y maneras de donde por aflamencamiento de los Cantes de la madrugá con el de los mineros andaluces surgieran los actuales Cantes Mineros como la taranta, el taranto o el cante de las minas propiamente dicho.

No hay que olvidar también como motivo importante de la creación de estos cantes, la de maestros locales como es el caso de "El Rojo el Apargatero", la gran figura, creador y divulgador de los cantes mineros. De él se decía que por el último tercio del pasado siglo le gustaba desde su ventana ver pasar por la madrugada a los mineros de ir al trabajo mientras entonaban esas  especies  de canciones de madrugá de donde se inspirara este genial maestro para con  su gran personalidad imprimir estos estilos de cante sobrios, duros y viriles.
                                          
          "De la entraña de la mina
                                               sale el rico mineral,
                                               para que tengan berlina
                                               los hijos de don Pascual."



Aunque hablemos de tarantas, tarantos, mineras, murcianas o cartageneras se debe establecer esas diferencias que las distingue a un cante levantino de otro y así se aprecia como la taranta, generadora de los demás de su especie, no se presta por su sequedad al lucimiento personal, siendo un cante de muchas posibilidades, formada por una especie de lamento lleno de sugerencias, de profundidad y tinieblas por donde el ser humano se debate.

Del  taranto con un compás más acentuado y característico podríamos decir que es debido a aportaciones personales a la taranta. Hay incluso quienes afirman que es la aportación del compás gitano a estos cantes, siendo creado para el baile a diferencia de la taranta para escuchar. Mucho tuvo que ver con la creación de este cante el legendario cantaor almeriense, Pedro el del Morato, o el maestro gitano de Jerez, Manuel Torre, quién le imprime a su taranto unos ecos de rondeña, hasta tal punto que muchos confunde este cante y se pregunta si le da aire tarantero a la rondeña o ecos rondeños a la taranta. Es pues  el taranto quién más ha revalorizado el Cante de las Minas.
                                  
A un estilo concreto de Taranta creada por Antonio Grau Mora (El Rojo el Apargatero) y cultivada actualmente por los flamencos murcianos, sobre todo de la localidad minera de la Unión, sin alguna pretensión renovadora aunque eso si con parecidas posibilidades como la taranta almeriense y con particular belleza, algunos flamencos le denominan concretamente mineras.