sábado, 15 de febrero de 2014

La Fragua de Rafael (II)


 ENTREGA Nº 66     15 FEBRERO DE 2014 


… Y Sevilla (12) Cantaores Ilustres
                     ANTONIO MAIRENA -2-



Ya conocido en el mundo flamenco primero como el Niño de Mairena, participó en actuaciones por toda la geografía española, alternando con las mejores figuras de la época y a las que pronto desbancaría de la cabecera del cartel, pues Antonio no sólo se limita a cantar (cosa que hacía de manera magistral, mejor que nadie) sino, y esto es lo más importante, a rebuscar entre los viejos gitanos, entre los buenos flamencos, cantes añejos, cantes en su más pura raíz, para reelaborarlos y trasmitirlos a fin de que no se perdiera.

Antonio personalmente dio a conocer presentándolo al público al hijo de Antonio Fernández y sobrino de Joaquín el de la Paula, Juan Talega que era un tratante de ganado  poseedor de la pureza de los cantes del Nitri a través de su padre, íntimo amigo de Tomás.



“El Talega”  nunca, hasta entonces, había cantado en público, sólo en reuniones muy íntima, pero  a partir de entonces se dedicó a  cantar como  profesional, aconsejando fielmente a Antonio Mairena y siendo para el maestro de “los alcores”  una fuente de conocimiento jondo  apoyándole en  su empeño reivindicador de las más antiguas formas cantaoras.

                                       "Por aquella ventana
                                         que al campo salía
                                         le daba voces a la mare de mi alma
                                         y que no me respondía."
(Siguiriya de Tomás el Nitri que nos llega por A. Mairena a     través Juan Talega)
                                    

Interviene más tarde Antonio Mairena como cantaor flamenco de compañías folklóricas como la de Juanita Reina (es una época de lucha por la supervivencia, con el arte flamenco en pleno declive). Luego es el cantaor de varios bailaores importante, Teresa y Luisillo con quién viajó por Europa teniendo personalmente un gran éxito en Londres al interpretar  de forma sublime el cante por caracoles, Carmen Amaya en el teatro Fuencarral de Madrid y por último con el bailaor y bailarín Antonio el  mejor de los bailaores y con el mejor elenco artístico de la fecha, lo que representó para el de Mairena una subida importante en su carrera artística, haciendo que se conociera el cante grande por todos los rincones del  mundo.