viernes, 21 de febrero de 2014

La fragua de Rafael III

            ENTREGA Nº 67     22 FEBRERO DE 2014 


… Y Sevilla (13) Cantaores Ilustres
                     ANTONIO MAIRENA -3-

A largo de su flamenquísima vida ha obtenido multitud de premios y homenajes. Con su nombre existen numerosas peñas flamencas. Dedicado a él es el concurso de cante grande que anualmente se celebra en su pueblo natal. La Cátedra de Flamencología de Jerez, le nombró director honorario reconociéndole los escritores (Murciano, Ríos Ruíz, Juan de la Plata, Ricardo Molina) como el Rey del Cante en el año 1.962. Ese mismo año en Córdoba le fue entregada en un concurso celebrado para tal fin el galardón más importante de la historia del flamenco "La Llave de Oro del Cante" por lo que sólo poseerían por entonces tres grandes maestro: El Nitri (1.862), Vallejo (1.926) y Antonio Mairena en 1.962.

                           
                               "Mataste a mi hermano,
                                          no te he perdoná
                                          tú lo mataste liaíto en su capa
                                         sin j'aserte ná."
                                         (Siguiriya del Fillo)
                                 
Ha colaborado Antonio Mairena en numerosísimos artículos sobre temas flamencos, dando su magistral opinión en cuantiosas tertulias y conferencias y publicado dos excelentes libros de flamencología como son Mundo y Formas del Cante Flamenco en colaboración con el poeta cordobés Ricardo Molina y Las confesiones de Antonio Mairena en edición preparada
                
En el año 1.983 poco antes de su muerte, grabó Antonio Mairena su último disco titulado El calor de mis recuerdos, habiéndonos dejado ejemplo de toda la amplísima gama que de los cantes flamenco existen, del cante gitano-andaluz  (como a él le gustaba llamar) y de los que de una manera u otra han intervenido como cantes aflamencados en nuestra cultura.

                                 "Eran tan grande mis penas
                                            que no caben más.
                                            porque me veo malito de muerte
                                           en el hospital."
                                          (Siguiriya de Manuel Torre)

 
Poco después de su muerte, el gobierno autónomo de Andalucía le nombró hijo predilecto de Andalucía, recibiendo anteriormente de manos de rey de España la Medalla de Oro de las Bellas Artes; en 1.981 se le concedió la Medalla al Mérito al Trabajo.
                       
Aunque casi todos los flamencólogos coinciden en señalar a Antonio Mairena como un gran rebuscador y recreador de los cantes jondos, primitivos y añejos, todos coinciden también en no saber limitar hasta donde llega su trabajo de investigación de la pureza y hasta donde su genialidad en la creación de esos sones flamencos que el maestro poseía.