jueves, 18 de junio de 2015

Huelva y sus fandangos -1-

LOS PALOS DEL CANTE  -23-
FANDANGOS -2    (FANDANGOS DE HUELVA)

Los fandangos de Huelva forman un conjunto de distintos estilos, distinguiéndose las numerosas variantes de estos fandangos por su cadencia y ritmo, algunos son bailables y otros dotados de la personalidad de su intérprete. Si cuando se comenta el fandango en general vemos cómo hay zonas con sus características particulares y así según sea de la parte malagueña con los abandolaos o de la zona levantina con los mineros, se comprueba las variantes de estos fandangos por sus localidades, llegando a Huelva estas variantes alcanzan su cénit ya que casi se puede decir que no hay localidad onubense que no tenga su estilo particular de fandango, a cual más bello, valiente, espontáneo, profundo, popular...


Los fandangos de Huelva nacieron en un principio para el baile, siendo a partir de siglo XIX cuando se hacen más lento y empiezan a diferenciarse para escuchar, teniendo estos primeros unos estribillos muy pegadizos que los diferenciaban de entre ellos y con los más flamencos o para escuchar, cosas que actualmente se está perdiendo pero que con la ayuda de grandes cantaores como los actuales y con el trabajo constante que los buenos aficionados de las peñas flamencas de Huelva están realizando, es de esperar no sólo el rescate de ellos sino de colocarlos en el  lugar que por cultura le corresponden, y a los dieciséis que actualmente conocemos se le añadan algunos más con estos sabores arcaicos como:

                                       - " Tápate María, tapaté...
                                       - " Que ven aquí, ay, pichona mía...
                                       - " Que bonito es el fandango...
                                       - " Que quítate der só, que te quemas....
                                       - " No la llames, que no viene....
                             O la fórmula usada por Pastora Pavón "La Niña de los                                             peines” en repetir de manera inversa los tres últimos versos                                    del fandango o el mismo entero, con una música concreta                                                              para este estribillo.

José María de Mena, nos dice que estos fandangos proceden de un remoto folclore celtíbero, emparentando en su forma estrófica con la seguidilla manchega.

                               "Fandango ¿dónde has nacío
                                         que to el mundo te conoce?
                                         Yo nací en un rinconcillo
                                         que Alosno lleva por nombre,
                                         donde le dan el dejillo."

Aunque a ciencia cierta nadie puede decir cual de las "fandangueras" localidades de la vieja Onuba es la cuna del fandango, todos coínciden en que podría ser ALOSNO  la  villa de donde saliera ese fandango primitivo que diera lugar después a esa amplísima gama de variantes no solo en la localidad alosnera sino en toda la provincia de Huelva, y así podemos clasificar los fandangos de Huelva por sus localidades, estableciendo tres zonas según sean de la Sierra, del Andévalo o del litoral.