jueves, 3 de septiembre de 2015

Entrega nº 149

                                                 JABERA
    
Al igual que su hermana la rondeña es considerada como otro de los fandangos abandolaos aunque en este caso a pesar de ese mismo compás, se observa en la jabera ecos  de siguiriya y como dice Alfredo Arrebola los matices de la jaberas a diferencia de la dulzura de la malagueña, son graves, ásperos y duros, llevando todos sus tercios con soltura al cantaor. No obstante sus aires como puntualiza otro estudioso cual es Andrés Salom están más cerca de la malagueña  que del fandango, viéndose a través de la jabera parte del proceso por el que el fandango se hace malagueña.

                                                       "Si quieres que vaya a verte
                                                         échale al perro caena
                                                         que anteanoche me mordió
                                                         por ver tu cara morena".



La mayoría de los aficionados atribuyen el término jabera a la vieja leyenda  con cierto valor histórico de las dos hermanas del barrio de la Trinidad que al principio del siglo XIX solían vender en su puesto de habas la mercancía cantando y así el cante de las " haberas " se convertiría más tarde con la hache aspirada de los andaluces en jaberas, nombre de este tipo de cante.
                                                       Dos hermanas, dos mozuelas
                                                       del Barrio la Triniá
                                                       pregonaban por Jaberas
                                                       y desde entonces pa cá
                                                      las canta Málaga entera".

Al igual que sucede con la rondeña son cantes que generalmente se cultivan poco por lo que se hace aún más difícil su estudio, estando el Chato de Jerez y el Niño de Málaga entre sus más destacados propagadores.

                                         "Barrio de la Triniá
                                                     cuantos paseos me debes,
                                                    cuantas veces me ha tapao
                                                    la sombra de tus paredes.