jueves, 5 de mayo de 2016

Por Tangos (1) , entrega nº 184

Tangos -1-

Cómo grupo de cante, El Tango representa junto con la Siguiriya, Soleá y Fandango a lo más prolífero de la familia flamenca. Unos lo señalan como subgrupo de la soleá, otros sin embargo, quizá los más acertados, lo incluyen como un grupo de cante primitivo, más moderno que las tonás, siguiriyas y soleares, pero independiente a ello en lo que a su origen se refiere, no sólo por las diferencias en sus configuraciones métricas sino también en su propio ritmo, siendo el  tango  desde su aparición no antes del siglo XIX un cante concebido para el baile, con un ritmo más lento que se llamaría tiento  y otro más acelerado en su compás llamado tanguillo, modalidad esta última de los tangos que representa a esos alegres y desenfadados compases del carnaval gaditano.


Tres son pues: tango propiamente dicho, Tientos y Tanguillos que forman parte de este grupo flamenco al que se le añade por parte de muchos flamencólogos el cante por Marianas por llevar el compás de un Tiento.

                              " Mi mare me lo advirtió:
                                         que a ningún forasterito
                                         yo le diera conversación. "

Sobre la etimología de la palabra tango siempre existirá la duda de si se trata de una palabra traída por andaluces que estuvieran en Hispanoamérica o más bien de que los andaluces la llevaran al folklore de estos países sudamericanos, de cualquier manera lo único que hay seguro es que sólo se parece o más bien tiene idéntico el nombre, no teniendo nada que ver ni sus composiciones métricas ni sus ritmos.

                           
                                              " ¡ Qué quieres de mí !,
                                                           si hasta el agüita que bebo  
                                                           te la tengo que pedir. "
                                                          ( Tangos de Cádiz )



El tango como principal cante de este grupo flamenco empieza a oírse al final del pasado siglo aunque ya con anterioridad se encontraran entre los repertorios de canciones folklóricas y zarzuelas de la época versiones rítmicas con alusiones de origen africano del tango, pero estas versiones bien pudiera ser del folklore francés llamado Bourré o Goignade que existiera desde el siglo XVII y quien reivindica la paternidad de los tangos platenses, no teniendo similitud en absoluto con la musicalidad de los tangos flamenco ni con los cuartetos o tercetos romanceados que nuestros tangos en su composición literaria tienen.

                                              “ No te metas en quereres
                                                 porque se pasan muchas fatigas,
                                                 mira a quien vive con penas
                                               que está muerta estando viva.

                                               Por verte la cara diera
                                               un deíto de mi manita
                                               y el que más faltita me hiciera. "
                                       (Tangos de Triana de Pastora Pavón)