sábado, 19 de enero de 2013

En esta nueva entrada titulada Geografía Flamenca se pretende hacer un pequeño recorrido sobre un  cante por cada zona cantarora, desde nuestra Cádiz con su Alegría, hasta el Levante flamenco con sus Cantes de Las Minas. He escogido estas Alegrías del Beni de Cádiz, como podría  escoger cualquiera de los muchisimos o muchísimas personalidades flamencas que Cádiz nos ha dado y nos sigue dando. Espero que guste el eco, la gracia, el compás y la sabiduría  flamenca de Benito Rodríguez  "El Beni de Cádiz"
 
GEOGRAFÍA FLAMENCA

 
Una vez aclarado que es Andalucía el solar donde se fragua el flamenco como consecuencia de las aportaciones de todos esos pueblos que por aquí pasaron, es preciso matizar cómo dependiendo de la zona del bajo pueblo andaluz, el cante se va haciendo de una forma o de otra, no se canta igual por soleares en las Puertas de Tierra que en las cuevas gitanas de Alcalá de Guadaira, no es lo mismo oír los ecos de unos cantes serranos, de una seguiriya o una Toná en Triana que sentir el cante en las fraguas del Barrio de San Miguel de Jerez.

El cante, pues, tiene un marco geográfico y lo que sí es incuestionable es que el cante en su forma actual apareció a finales del siglo XVIII y principios del XIX entre Cádiz, Ronda y Sevilla y dentro de esta zona territorial situaremos: Utrera, Alcalá de Guadaira, Carmona, Mairena del Alcor, Morón de la Frontera, Puebla de Cazalla, Marchena, Lebrija, Osuna, Arcos, Medina Sidonia, Jerez, Los Puertos (Sanlúcar de Barrameda, Puerto Real, Puerto de Santa María, San Fernando, Chiclana). Y, como queda también claro anteriormente, los flamencos, los lugares de reunión, donde se escuchen sentir estos ecos primitivos serán en las zonas más humildes de estas poblaciones, en los barrios gitanos, en las cuevas, en los ghetos...

Distinto fue la aparición de estilos del fandango que, según qué lugar, iba a tomar ese estilo propio de cante local, y así en Granada surgen: Granaínas y medias Granaínas, en Málaga: Bandolás, Javeras, Verdiales, Malagueñas, en la zona murciana (La Unión) los cantes mineros: Tarantos, Tarantas, Cartageneras, Mineras..., en Huelva el variadísimo estilo de fandango según la localidad o municipio onubense ya que raro es el pueblo que no lo tiene desde el mismo Alosno (cuna, según dicen, del fandango) hasta Valverde, Calañas, Almonaster la Real y un largo etcétera, dicen que hasta cuarenta y dos estilos distintos de fandango de Huelva).

No obstante aceptando como dicen muchos flamencólogos que el cante haya nacido donde sea y que lo más probable es que en muchos sitios a la vez y que por mucho que se haya intentado mantener la pureza de esos sones primitivos, estos han tenido algo que variar, pues no se canta igual por soleá en Alcalá ("soleá de los Panaeros") que en Triana ("soleá alfarera o de los alfareros") ¡y mira que están cerca! como  no vamos a encontrar diferencias con las zonas que apenas se conocen.

Es importante también pensar que la forma de vida de estos llamémosles profesionales era  el ir de un lugar a otro de una provincia a otra, de un cortijo a otro, y allí cantar y escuchar, enseñar sus cantes, dejar de oír sus cantes y oír a la vez los de otros, con lo que los cantes pudieron también tener transformaciones según donde se cantaban con el devenir de los años.

De todas maneras es importante señalar que al igual que Huelva va a destacar por sus fandangos locales y valientes, el Levante flamenco (Murcia, Almería, Cartagena, La Unión) por los cantes mineros, Jerez va a ser cuna de cantes fragüeros (al igual que Triana), de la más pura de las seguiriyas y del cante por fiesta, del jaleo, de la Bulería a la postre, mientras que Sevilla y sus municipios: Alcalá, Utrera, Morón, Triana lo son de la soleá y Cádiz y Los Puertos de los cantes por cantiñas, sin olvidarse cada uno de ellos, Cádiz y Los Puertos, Sevilla y Triana, Jerez, de su propia personalidad al cantar cantes que, si se quiere, en principio no se le relaciona con sus gentes pero, qué duda cabe, aportaron a estos cantes como los que más y, además, a su forma y manera.