viernes, 17 de mayo de 2013


ENTREGA Nº 27       18 DE MAYO DE 2013


                                     Flamenco en Málaga (2)
        
         La jabera
         Es otra modalidad de fandango abandolao malagueño al que José Blas Vega le atribuye "rasgos especiales, como sus cadencias, sus tonalidades y sus tercios ligados.” Tradicionalmente se ha dicho que tomó el nombre de dos hermanas del barrio de la Trinidad de Málaga quienes, a comienzos del siglo XIX tenían un puesto de habas y solían pregonar su mercancía cantando por este estilo; de ahí la transformación del término "habera" a su expresión andaluza "jabera".
         Hipólito Rossy, por el contrario, considera más lógica la explicación que da un prestigioso jurista y aficionado malagueño (Miguel Fenech), quien afirma que "jabera" viene de "jabega", que es como se llama en Málaga una barca de pesca a remo que tripulan quince o veinte hombres.

Al igual que su hermana la rondeña aunque en este caso a pesar de ese mismo compás, se observa en la jabera ecos  de siguiriya y como dice Alfredo Arrebola los matices de la jaberas a diferencia de la dulzura de la malagueña son graves, ásperos y duros, llevando todos sus tercios con soltura al cantaor, no obstante sus aires como puntualiza otro estudioso cual es Andrés Salom están más cerca de la malagueña  que del fandango, viéndose a través de la jabera parte del proceso por el que el fandango se hace malagueña.   
     
                                       " Si quieres que vaya a verte
                                         échale al perro caena
                                         que anteanoche me mordió
                                         por ver tu cara morena ".

                                      
Estos cantes abandolaos generalmente se cultivan poco por lo que se hace aún más difícil su estudio, estando el Chato de Jerez y el Niño de Málaga entre sus más destacados propagadores.

                                           "Barrio de la Triniá
                                             cuantos paseos me debes,
                                             cuantas veces me ha tapao
                                             la sombra de tus paredes.
                                             Dos hermanas, dos mozuelas
                                             del Barrio la Triniá
                                             pregonaban por Jaberas
                                             y desde entonces pa acá
                                             las canta Málaga entera".

         Además de estos cantes ya comentados existe aunque menos conocido una variante de los fandangos abandolaos: El Jabegote, llamado Cante de los Marengos, cuyo nombre proviene de la jábega (tipo de embarcación que suelen emplear los marineros malagueños).
         Son cantes como sus hermanos (rondeñas y jaberas)  que también se sirven del común instrumento, la bandolá con los que  los pescadores o marengos,  se hacen compás mientras realizan cantos de trabajo como el repaso de las redes o el embadurnado de pez.
         El Jabegote a diferencia de la rondeña y la jabera, tiene un tercer verso, llamado verso valiente que se canta en un tono alto y muy agudo.
         El Niño de las Moras, cantaor que a su vez trabajó  de Jabegote en el Palo y Juan Breva han sido considerados como los más grandes intérpretes de este fandango.