sábado, 25 de mayo de 2013

ENTREGA Nº 28       25 DE MAYO DE 2013


            Flamenco en Málaga (3)

La Malagueña
         Se considera por los expertos que tomando como base los verdiales, el cantaor  Antonio Ortega Escalona conocido como "Juan Breva" creó su famosa malagueña, una de las primeras conocidas en las historia del Cante.
Hacia la mitad del siglo XIX y como desprendida del antiguo fandango, tal vez gracias a algún cantaor anónimo y local del pueblo malagueño de  Álora, empiezan unas incipientes formas melódicas para llegar más tarde a tomar esas características que le hacen adaptarse a la personalidad de cualquier cantaor,  sin perder su entidad flamenca o sin perder como dice el poeta José Carlos de Luna, ”sus arrestos de caña, matices de soleares o sentimientos de siguiriya",  conservando "su entrega tierna o el rompe y rasga de su cante" que diría Andrade de Silva o "ese cante de gente con el corazón en la cabeza "según el poeta granadino de la generación del 27 Federico García Lorca. Es La Malagueña.        

                                       "En la Cala hay una fiesta,
                                         mi madre me va a llevar,
                                         como voy tan compuesta
                                         me sacarán a bailar,
                                         llevo yo mis castañuelas."

             


Debido a esa cualidad de adaptarse a la personalidad del cantaor surge una gran variedad de malagueñas personales sobre todo en la época de los cafés cantante, cuando los cantaores compiten por el estilo de cada uno de ellos, desde el de Juan Breva, primer cantaor famoso de la comarca, hasta los creadores fuera de la zona de Málaga como Enrique el Mellizo, Chacón, pasando por los de parece ser el pueblo natal de la malagueña: Álora, ya que como dice Gonzalo Rojo "si Velez- Málaga se puede considerar foco de la bandolá, Álora que ha tenido una importancia capital en la gestación de la malagueña, hay que estimarla cuna de la malagueña."

Por lo tanto, al hablar de estilos de malagueñas según sus creadores podemos establecer dos importantes grupos, cuales son los creadores de la localidad de Álora y sus alrededores y los creadores de otras zonas fuera de las fronteras de la provincia malagueña.



Entre los primeros, cantaores de la tierra, después de Antonio Ortega Escalona "Juan Breva" de quien se dijo que por él la malagueña empezó a tener carta de naturaleza en el tablao flamenco, cabe destacar inicialmente el estilo de malagueña de el Canario (Juan Reyes Osuna) con una malagueña en un principio llena de pureza pero que más tarde adaptara a ella rasgos pujantes y alegres con alguna influencia almeriense y con las características de su timbrada y deliciosa voz, llena de belleza melódica.

                                            "Por las trenzas de tu pelo
                                             un canario se subía
                                             y se paró en tu frente
                                             y en tu boquita bebía
                                            creyendo que era una fuente."
                                                     (Malagueña de El Canario) 

   Juan Trujillo, llamado Juan el Perote, nacido en la localidad de Álora (al igual que El Canario) imprime en su estilo de malagueña unos aires camperos, no exentos de la influencia de su paisano. El Perote cantaor perfectamente adaptado al baile le da a este estilo de malagueña un nombre peculiar cual es la malagueña  "Perota".

Otros estilos de malagueñas menos en uso los encontramos en Tabaco (algunos dicen que es la misma que la de Álora), la del Cachorro, la de la Chirrina y la del Caribe,  la del maestro Ojana (inspiradora de otras malagueñas), la del Apargatero de Málaga, la del Niño de Vélez, la de Pitana  (influenciada por el estilo de la Chirrina).

Junto a estos estilos también encontramos otras malagueñas más interpretadas como son las de Baldomero Pacheco, Diego el Perote (igual que Juan El Perote natural de Álora) y la de Sebastián el Pena.

                                        "Dile a esa mujer que ría
                                         que yo sigo con mi pena,
                                         yo a esa mujer no la olvío
                                         porque pa mí fue muy buena
                                         el tiempo que ha estao conmigo"
                                         (Malagueña "perota")
                                        "A las paredes me arrimo
                                         porque andando me desmayo,
                                         yo me encuentro desvalío
                                         por causa de un mal vasallo
                                         y tú la culpa has tenío"

Pero de todos estos estilos de cantaores de esta zona, tal vez el estilo más sobresaliente es el interpretado por "La Trini". Trinidad Navarro Carrillo ha sido sin lugar a duda la cantaora que con mayor sentimiento ha realizado estos cantes, creando a lo largo de su padecida y luchadora vida varios tipos de malagueñas con los detalles de su personalidad, popularizándola y recreándola algunas de ellas más tarde Don Antonio Chacón.

Por su manera de interpretar las malagueñas, con sus portentosas facultades y la penetrante expresión de sus sentimientos, fue llamada el Chacón hembra del estilo malagueño.

                                        "Siquiera por compasión
                                         escríbeme alguna vez,
                                         que yo tengo el corazón
                                         marchito de padecer
                                         que ya no siente ni el dolor.
                                                 (Malagueña de "La Trini”)