sábado, 1 de marzo de 2014

Jaleos y tangos extremeños

 ENTREGA Nº 68     1 MARZO DE 2014 


EXTREMADURA Y EL FLAMENCO:   Los jaleos y los tangos extremeños          -I-


           Es bien cierto que prácticamente casi todos los que han profundizado en el términos de las zonas flamenca han indicado o resaltado el origen de los primeros destellos del cante en el conocido triángulo de Cádiz – Sevilla- Ronda y dentro de estos vértices, Utrera, Alcalá de Guadaira, Carmona, Mairena del Alcor, Morón de la Frontera, Puebla de Cazalla, Marchena, Lebrija, Osuna, Arcos, Medina Sidonia, Jerez, Los Puertos (Sanlúcar de Barrameda, Puerto Real, Puerto de Santa María, San Fernando, Chiclana) sin embargo no  podemos dejar en el olvido a otras comarcas cantaoras que han aportado y siguen aportando al flamenco, estilos, formas y maneras que han hecho que este nuestro arte sea aún más universal, es el caso de Huelva con sus fandangos al cual más flamenco, jondo y exquisito; Granada con sus estilos tan particular de zambras, fandangos y derivados, Málaga y  sus vernáculos cantes o sus creaciones de jondas formas de malagueñas, Córdoba con sus compases tan particulares, Jaén o Almería con sus mineros estilos… y estos rincones flamencos, como formando una parte de ese límite del explicado triángulo, pero quedan otros lugares que sin formar parte de las comarcas andaluza, también han contribuido a que nuestra cultura poético-musical sea aún más expansiva, es el caso de Murcia, Cartagena con el minero pueblo de la Unión como epicentro de los cantes levantinos,  núcleo básico de los variados estilos de Cantes de las Minas o también  el ejemplo de la comarca pacense, de los rincones extremeños donde se fraguaron unos tangos y jaleos peculiarísimos y que gracias a la aportación de figuras, allí nacidas,  como Porrina de Badajoz, Ramón el Portugués o Juan Cantero podemos hoy conocer, son estos estilos de jaleos y tangos extremeños creados, divulgados y hoy en día estudiados los que hacen que se conozcan esta zona flamenca de Extremadura como una comarca de un esmerado compás flamenco.



         Estos palos de tangos o jaleos han servido y sirven como presentación del flamenco de una comarca que, entiendo modestamente, necesitaría un amplio estudio para mejor conocimiento de nuestra extensa cultura. Es el ejemplo de  Francisco Zambrana quién presentara en 1987 en el Congreso Flamenco de Benalmádena una ponencia sobre  el flamenco extremeño y tras la cual quedó reconocido por los estudiosos del flamenco la autenticidad de jaleos y tangos extremeños como vernáculos de la tierra pacense.

         Los estilos flamencos extremeños van cogiendo forma a pesar de posibles influencias folclóricas de comarcas vecinas en La Plaza Alta de la emérita ciudad pacense, lugar de encuentro del mundillo gitano, verdaderos creadores e impulsores de estas peculiares formas flamencas, como afirman en sus comentarios escritores como el nombrado Zambrano, Lolo Iglesias (autor de Badajoz ciudad flamenca) o los cantaores Domingo “El Magdalena”, Alejandro Vega “Tito Alejandro”, sobrino de Porrina de Badajoz, entre otros.