sábado, 5 de abril de 2014

La mujer y el cante


ENTREGA Nº 73    5 DE ABRIL DE 2014 

MUJERES QUE DEJARON Y DEJAN HUELLAS EN EL CANTE

                                               -4-

La Peñaranda
                       
 Aunque algunos estudiosos afirman que en el minero pueblo murciano de la Unión naciera Concepción Rodríguez conocida como Concha La Peñaranda “La Cartagenera”, fue Málaga su ciudad natal allá por el año 1850 para establecerse desde temprana  edad en  la cuenca minera donde aprendió esos duros cantes sentíos como si de las entrañas de la tierra emanara.
Las tarantas, cartagenera y todos los estilos de Levante fueron para ella su carta de presentación cuando en torno a los 80 del siglo XIX apareciera por los diversos Cafés Cantantes de toda la comarca murciana o de la flamenca Sevilla
                                      Acaba, penita, acaba,
                                      acaba ya de una vez,
                                     que con el morir se acaba
                                      la pena y el padecer.

En el café sevillano de EL Burrero triunfó como en toda parte, conociéndose también la creación de una personalísima malagueña que con el tiempo llevaría su nombre: “Malagaña de Concha la Peñaranda

Ni quien se acuerde de mí,
yo no tengo quien me quiera
ni quien se acuerde de mí,
que el que desgraciao nace
para qué quiere vivir.
                                     

Según se desprenden de trabajos de flamencólogos, esta cantaora fue la primera en destacar con los estilos mineros y parece ser que a causa de una desilusión amorosa dejó su cuenca minera y se instaló en Andalucía, compaginando sus actuaciones en fiestas y cafés cantantes con sus trabajos de costurera o modista. En el Café antes comentado conoció al maestro Don Antonio Chacón con quién compartió escenario y del que aprendió a profundizar en sus conocimientos artísticos, ampliándose sus éxitos hasta la temprana edad de 49 años en Valencia donde actuaba cuando fue asesinada, corría el año 1889 cuando esta trágica noticia conmovió al mundo del flamenco.