viernes, 31 de octubre de 2014

Mariana Cornejo

ENTREGA Nº 103  1  DE NOVIEMBRE DE 2014 

MUJERES QUE DEJARON Y DEJAN HUELLAS EN EL CANTE

                                               -33-

MARIANA CORNEJO

El pasado 6 de noviembre se nos fue una de las últimas cantaoras que con más gusto, arte y gracia recordó los añejos estilos de cantes gaditanos, Mariana Cornejo, se nos fue cuando mejor estaba, cuando más nos hacía sentir nuestros entrañables estilos, tenía prisa por encontrarse con La Perla, con su Chano… o con su tío Canalejas de Puerto Real con quien empezó a cantar y ser conocida en este difícil mundo, inesperadamente, con 66 años, se nos apagó la  chispa que últimamente mantenía encendida,  nuestro fuego gaditano.



Nació Mariana en el Barrio de la Libertad, en la calle gaditanísima de la Cruz Verde el año 47, participando desde muy joven en reuniones o concursos radiofónicos, bien en Radio Cádiz  o en la cadena sevillana de Radio Sevilla, pero como mejor fue conocida fue como anteriormente se ha indicado de la mano de su tío el puertorrealeño Juan Pérez Sánchez  “Canalejas de Puerto Real” cantaor muy importante  y completo que destacaba sobre manera en estilos de fandangos, y festeros y quién orgulloso de su sobrina,  la veía como continuadora de los cantes puramente gaditanos.


















Cádiz te vio nace y te quiere,
porque el cante corre por tus venas,
con arte fuerza gracia y grandeza, 
lleva la herencia de tus antepasados
dentro de tu alma siempre presente,
Mariana Cornejo toda la afición
te apoya con servo y te adora..
 
Participó como en 1987 en el aniversario XXXVI de la Tertulia El Pozo de las Penas, cuando se realizara un homenaje al tocaor Manolo Carmona aunque un año antes destacó  en el Concurso Nacional de Cante de Córdoba,  al que acudió animada por Antonio Murciano, gran flamencólogo y mejor poeta de Arcos de la Frontera.
Fermín Lobatón  escribiría que “Mariana Cornejo, Mariana de Cádiz, fue una artista tocada con la gracia y el desparpajo propio de la tierra, que abría la boca y hablaba Cádiz. Movía sus manos y mecía Cádiz. Sonreía y hasta la misma diosa Gades apartaba su mano de la frente para observarla…”
Hasta que no pasara de los cuarenta años, no grabó Mariana, viendo la luz su primer disco “ Cosas de Cai” en 1988 para grabar más adelante Fiestas de Cai, Dos mundos cantan, Villancicos del Barrio Santa María, De Cai a Belén…en todas su grabaciones dejó ese arte tan particular, esa gracia y sencillez por la que fue muy admirada, lo que le permitiera estar en los carteles de los principales festivales flamencos o protagonizar series televisivas como El Patio, en Canal Sur y programas flamencos como La Puerta del Cante, en Arte y Artistas Flamencos de Romualdo Molina en TVE, en Puro y Jondo de la 2 de TVE o el estreno con motivo del Congreso Internacional de Arte Flamenco (Cádiz  septiembre de 2007) del disco Antológico del Cante por Cantiñas, obra del mencionado anteriormente Antonio Murciano quién diría "esta obra es un regalo que Mariana le hace a la afición y un regalo que le hacemos a ella con motivo de recibir el Premio nacional de Flamenco de la Crítica española" premio que como todo el mundo del flamenco   recibió durante el citado Congreso.



Juan José Téllez, diría sobre nuestra gaditana  "tiene voz de patio soleado, con las sábanas al viento como si fueran velas para que Cádiz, que tiene forma de barco, se haga al mar nuevamente, Voz de montera y de pozo, alma hermosa de torre mirador, corralón de agua clara, de niña a la que le hubieran dicho que fuese a que le fiaran unos mandados a la tienda del Matadero, mientras en casa espera carta de su tío Canalejas de Puerto Real”

Pero ese fatídico seis de noviembre, como se ha indicado con antelación se nos fue un trozo de nuestro corazón,  en el Hospital Puerta del Mar se apagó esa chispa  de quién como ella misma dijo "Yo llevo siempre a mi Cádiz en el corazón, por bandera, y yo estoy muy orgullosa de que cuando voy por ahí todo el mundo me relaciona de un tirón con nuestra tierra".
Aunque Mariana, Mariana de Cádiz, Mariana Cornejo, una cantaora enigmática y con toda seguridad de las más representativas de la escuela gaditana, nos ha dejado esa herencia tan flamenca y gaditana como nadie podría hacerlo.  Por eso se recodará siempre, su sencillez, por su gracia,  su arte, su gaditanismo…, o su alegría ya que como se ha repetido por muchos aficionados Mariana fue y será sinónimo de alegría y así lo quiso ella hasta el final