sábado, 29 de noviembre de 2014

La Pompi


                                      LA POMPI

LUISA RAMOS ANTÚNEZ

Esta jerezana del Barrio de Santiago, nacida en el año 1883, hermana de La Sorda y de “El Niño Gloria,  aunque considerada por la afición flamenca como cantaora completa, destacó de manera especial en sus cantes por saetas y en la peculiar forma de interpretar sus jerezanos tercios por Bulería.
                                                 
La Pompi, pues con ese apelativo artístico ha pasado a la historia del cante, se inició  profesionalmente  en el café cantante La Primera de Jerez pero antes, siendo muy joven, ya era conocidas en los ambientes flamencos  a los que solía acudir con su hermana  y muchas veces junto al  Niño Gloria  a pesar de vivir y trabajar en el cortijo jerezano donde  su padre fue capataz.


           
Nació La Pompi como se ha indicado anteriormente en el Barrio de Santiago donde se embebió de los duendes jondos, de los compases por bulería que con maestría interpretara hasta tal punto que un buen día (siendo todavía joven) animada por su tío paterno Francisco Fernández Ramos “El Cabeza", gran cantaor para el baile  y tal vez  por Diego Antúnez, parece ser tío materno, marchó junto a su hermana (por entonces se les conocía como Las Pompis)  a Sevilla para actuar  en el  sevillano Café La Bombilla junto a Don Antonio Chacón, a  Pastora Pavón “Niña de los Peines “y a Escacena.

De ahí pasaron al  Café Cantante La Vinícola y  a El Kursal para más tarde junto a su hermano hacerlo en  El Pasaje del Duque

En el Salón de Variedades con  su hermana cantó junto a José Cepero, Fernando El Herrero, El Cojo de Málaga y Manuel Vallejo en el homenaje que en 1919 se le hizo  al cantaor Antonio Silva "El Portugués"

Fueron muchos los éxitos que la Pompi consiguió en sus actuaciones hasta que pudo ser contratada para  desplegar su compás y gracias por los mejores locales de Madrid,  afirmándose por entonces que el mismísimo monarca Alfonso XIII en varias ocasiones  la copla:    

                                      Era mi querer más grande, 
                                      que la voluntad de Dios, 
                                      porque Dios no te perdona
                                      lo que te perdono yo.

        
                                  
El cante por soleá anteriormente escuchado es lo único que he podido encontrar aunque mi intención era oír a esta jerezana por villancico, propio de esta fecha.
En su lugar quiero recordar la Navidad jerezana con este villancico de Gloria de otra grande de jerez: La Macanita