jueves, 20 de agosto de 2015

Entrega nº 147

LOS PALOS DEL CANTE  -32- 

GUAJIRA

Encontramos varios cantes de procedencia extra andaluza, originados tal vez por aflamencamiento de algunos cantares allende las fronteras andaluzas  traídos a Andalucía por gallegos o asturianos en su busca de labores y con el fin de establecerse en los puertos del sur, o bien cantes y bailes traídos de la América Latina, atangando sus ritmos y dándoles a esos sones suramericano aires flamencos o tal vez aires flamencos que se  introducen  en una época de nuestra reciente historia en  la América Central y del Sur por esos andaluces errantes "llevadores y traedores" de los compases de un lado a otro del Atlántico.

De los primeros  ya se ha comentado cantes como la farruca y el garrotín y entre los otros los popularmente conocido como cantes de ida y vuelta encontramos a palos como la Guajira, Milonga, Vidalita, Colombianas, Rumba...).

Sobre el cante de la Guajira hay que advertir que ya en las tonalidades escénicas del siglo XVIII, se advierte aires primitivos cubanos en unas canciones populares que más tarde se denominaron guajiras nombre debido a los campesinos blancos de la isla de Cuba llamados guajiros.


Al principio del siglo XX y con el aflamencamiento de estas estrofas de diez versos octosílabos, la guajira, alcanza una gran popularidad siendo interpretada  por cantaores como Juan Breva, El Niño de Cabra, La Rubia, Escacena, El Niño la isla, El Niño Medina, El Pena padre y el Mochuelo conocido como el más prolífero de estos cantaores en estos determinados palos y quién graba las primeras guajiras con títulos como: guajira vida mía, guajira de vuelta abajo, guajiras de los de Cuba; denominaciones muy similares con las guajiras cubanas llamadas en la isla caribeña  guajira "punto vuelta bajero y punto coreado".


                                    "Es mi mulata un terrón                         
                                      de azúcar canela hecho,
                                      que arrimándoselo al pecho
                                      quita el mal del corazón,
                                      ella vive con el don
                                      y a ningún hombre maltrata
                                      y si le llaman ingrata
                                      es más dulce que la uva,
                                      de la azúcar que hay en Cuba
                                      es la mejor la mulata."  

El contenido de los temas de la guajira tanto las versiones cubanas como en la flamenca suele se amorosos y de gran contenido popular y su facilidad musical para introducirse en los cantes festeros como lo realizara cantaores gaditanos es asombrosa y así lo demuestra los cantes grabados por Pericón o por el mismo Chano Lobato entremetiendo en sus bulerías giros de guajiras y haciendo parecer en su compás como si de un mismo cante se tratara.

                                    "Que vida más arrastrada
                                      es la del pobre carrero,
                                      picando la mula torda,
                                      picando el buey delantero.
                                      Con mi poncho y mi rebenque
                                      me paro en las cuatro esquinas
                                      pa tomar mate amargo
                                      de las manos de mi china.
                                      En el muelle de La Habana
                                      robaron un cobertor
                                      y el que lo robó decía
                                      por que lo pusiste al sol."


Estos cantes por su forma y su origen aunque adaptable como queda dicho a otros compases, son cantes eminentemente cultivados por cantaores payos, excepción importante de referencia sobre Curro Durse uno de los primeros intérpretes o El Mochuelo (pionero de estos estilos) Juan Breva, Niño Cabra entre otros y destacando como en todos los cantes de ida y vuelta Pepe Marchena y Juan Valderrama.