jueves, 12 de noviembre de 2015

Entrega nº 159 La Milonga

LOS PALOS DEL CANTE  -43-
                                      
                                         MILONGA

De procedencia argentina tanto la milonga como la vidalita son canciones dulces, graciosas y rítmicas; unos dicen difícil de distinguirse o que la vidalita flamenca es una subespecie de la milonga y otros que es la vidalita hija de la milonga cuya palabra de origen rioplatense significa baile o lugar donde se baila mientras que vidalita viene del americanismo videla -VIDA -vidalita Oh, VIDA-VIDITA-que se dijera en Salta de donde procede la vidalita salteña, localidad argentina.
Dos tipos distintos de milongas encontramos en un principio; la primera que obedece a esos cánones graciosos, rítmicos y bailables, nos viene a través de Pepa Oro quién con su hermana acompaña a su padre el torero Paco Oro por los años sesenta y setenta del pasado siglo en sus corridas de toros por tierras argentinas, trayéndonos estas gaditanas esos sones argentinos que ellas hacían al compás de tango flamenco con un estribillo al final a modo de tanguillo, estilo en un principio bailable ya que ellas la cantaban para sí misma mientras bailaban y que Don Antonio Chacón hizo que se conserve al grabarla y hacerla más flamenca -para escuchar-, como la que también nos ha llegado de Pepe el de la Matrona, ambas con ese estrambote característico a ritmo de tanguillo que al final  se distingue.
                                  "Eran las dos de la noche
                                         y a tu puerta llegué ufano
                                        con la bandurria en la mano,
                                        despierta divina flor,
                                        despierta angel de amor,
                                        las dos están dando ahora
                                        y son de la madrugá
                                        y si estás embelesá
                                       despierta divina aurora.
                                      -Ay cu-cú que tú me estás matando.
                                       Ay cu-cú que yo no puedo más.
                                       Serrana que yo me voy contigo
                                       donde tú me quieras llevar."


El otro tipo milonga es más triste, como si a través de ella se quisiera manifestar las penalidades de la vida o la decadencia de nuestro país a partir de la derrota sufrida en tierras americanas donde otrora fuera dueña y que poco a poco fue perdiendo su hegemonía hasta llegar a l.9l0, final de una grandeza que empezara muchos años antes.
De este tipo de milonga tenemos la que popularizó Manuel Escacena, después de oírsela por el año 1.911 a unos toreros mejicanos contratados por empresarios españoles, es la milonga de Juan Simón la más famosa, la que convenció a toda España incluso a los más duros críticos de la pureza flamenca. Tal éxito alcanzó que a partir de ella las casas discográficas casi obligaban a los cantaores a grabar esa milonga de la que se hizo incluso una película con este tema de Juan Simón único enterrador del pueblo, que como dice la copla él solo llevó a su hija al cementerio y después de cavar la fosa la enterró:
                                     "…soy enterrador y vengo
                                           de enterar a mi corazón…”
                                                
Sobre los años 30 aparece otra milonga de estas características también muy popular sobre el soldado herido que nos llega a través de Pepe Aznalcóllar.
                               "Dicen mis amigos que yo estoy llorando,
                                         tú no te asombres
                                         que desgraciao de aquel hombre
                                         que no ha llorao ninguna vez.
                                         Ya se le secó al arbolito
                                         donde cantaba el pavo real,
                                         pobre mi china queria,    
                                         ya no la vuelvo a ver más.
                                         En Melilla un soldao
                                         herío en el suelo cayó,
                                         porque el ruío de un cañón
                                         la retirada él no la oyó ,
                                         y él decía con mucha pena:
                                         no dejarme sólo aquí
                                         yo no lo siento por mí
                                         sino por mis hermanillos
                                         que se quean huerfanillos
                                         y no tienen más que a mí,
                                         ten piedá de este pobre militar."





Aunque Escacena fuera considerado como el cantaor que más partido flamenco consiguió interpretando estos aires americanos, el máximo difusor y especialista de la milonga fue sin lugar a duda Pepe Marchena quién realizó un estilo de milonga libre sin estribillo, dentro de esta línea triste y de derrotados pero con la personalidad y grandeza que a  esto imprimía este creador de sones americanos fuera de cualquier oportunismo.
                             
                              "Nos conocimos en Tampico
                                         nos quisimos con locura
                                         y ella muy agradecida
                                         me trataba con ternura."

Es importante señalar otras milongas como la de la baladilla de los tres ríos del granadino Pepe Albaicín o la de la Niña la Puebla o las que actualmente nos están llegando a través Ana Reverte revalorizadora de estos cantes de ida y vuelta.
                               "Y mi afán es preguntar,
                                         sin que Dios lo tome a enojo,
                                         si a mí me falta el mirar
                                         ¿puso en mi cara los ojos
                                         tan sólo para llorar”?
                            (Estrofa final de la Milonga de la Niña La Puebla)