jueves, 26 de noviembre de 2015

Entrega nº 161 La Murciana

MURCIANAS
Según el estudioso José Luis Navarro, el palo flamenco de la Murciana, conocido también como “La Taranta Murciana”, es un cante que se compone de cinco tercios con diferentes rasgos perfectamente marcados como son, la suave caída al final del primer verso  con ligera subida para ir cayendo escalonadamente en el segundo, las modulaciones y medio tono del cuarto con una especie de  vibrator a continuación para finalizar con un arco melódico que lo hace muy flamenco.


Tal vez el cantaor más destacado de este palo sea el Cojo de Málaga hasta el punto, según el flamencólogo antes citado nos dice, que la Murciana es una Taranta del cojo de Málaga y nos lo recuerda con la copla de:
                                       Échese usted al vaciaero,
                                                 aperaor de la Lavá,
                                       echese usted al vaciaero,
                                                 y diga a Venancio Corral
                                              ¡Ay! Que con él batirme quiero,
                                               aperaor de la Lavá.
                                                                          
Hay quien nos comenta que este cante minero poco cultivado y del que se tiene muy poca información, pudiera ser un estilo matriz de la Cartagenera y que se cantaba en el último tercio del siglo XIX y que efectivamente el Cojo de Málaga le dio un estilo creativo.
Además encontramos otros grandes intérpretes como el caso de Manuel Vallejo que cantó con el nombre de Murciana una muy flamenca taranta que apenas se conoce pero que le dio cierto realce
                                               No lo niego.
                                               Yo soy de Murcia y no lo niego
                                               aunque vivo en Cartagena;
                                               cuando me acuerdo de ti
                                               me voy a llorar las penas
                                               ¡ay! a la carretera de allí.