jueves, 14 de abril de 2016

Entrega nº 181 ( 14 de abril de 2016 ) El Mundo de la Soleá (JEREZ)

  SOLEARES -2-

Soleares de Jerez.

Si el cante por siguiriya sitúa a Jerez como ciudad madre de un estilo inconfundible, propio, genuino y con una pléyade de cantaores que a lo largo de la historia flamenca han hecho identificar a Jerez con el cante por siguiriya, no se puede decir lo mismo del cante por soleá, aunque hay que hacer mención a nombres del ilustre estilo por soleá, nombres como Manuel Torre y Juaniquín, gitano éste último que vivía en una choza cerca de Lebrija y Utrera y a donde iban a escuchar ese estilo de soleá, brava, rústica con la característica belleza campera como nos dice José Blas Vega.
                             "Ponte donde yo te vea
                                      que tú le das gusto a mi cuerpo
                                      aunque otra cosa no sea."


A pesar de los nombres ya dichos y de las características o los estilos personales que a este cante le pudieran dar, si alguien destaca en Jerez en los cantes por soleá es, sin duda, Antonio Vargas "Frijones" con su estilo de tercios muy ligados; cantaor preferido por Don Antonio Chacón, sus cantes por soleá fueron más tarde interpretados por cantaores tan importantes como: El Borrico, Tía Anica la Piriñaca, Fernando Terremoto, Caracol, etc...
                             
                                    "Mi pena y tu pena son dos penas.
                                      Válgame un debé del cielo
                                      quiero morirme con ella." 

Aunque no forme una escuela concreta, pero al tener cantaores cercanos a estas ciudades y estos estilos parecidos se pueden agrupar aquí cantes y cantaores de lugar cercano y en su camino a Triana como son Utrera y Lebrija y así encontramos a Mercedes Fernández "La Serneta", que nació en Jerez y murió en 1.912 en Utrera y dejó esos cantes por soleá para que más tarde lo realzara Fernanda de Utrera que, con su hermana Bernarda, son las verdaderas celosas guardianas de la pureza de estos cantes. En Lebrija encontramos a la familia de los Peña (La Perrata como madre de estos estilos añejos de soleá).



A través de la Historia encontramos a grandes cantaores que, bien los estilos ya dichos de Frijones o del Choza, otro gran solearero jerezano, bien los de Utrera o Lebrija, han marcado época y no han perdido vigencia, ya que fueron interpretados por todos los grandes como: Juan Breva, Chacón, Vallejo, Pastora Pavón, Tomás Pavón y el mencionado Manuel Torre, sin olvidar al Borrico, Pepe El Culata, Pepe el de la Matrona, Antonio Mairena...

                                      Hasta la fe del bautismo
                                               yo la había empeñaíto por tu querer
                                               ahora te vas y me abandonas
                                               que te castigue un debé.
                                               (soleá de Manuel Torre)
                                     
¡Que amargas son mis comías!
                                               que limoncito por la mañana
                                               y limones al medio día.
                                               (de Joaniquín)

                                               Se lo peí esta mañana
                                               al Señó del Baratillo,
                                               que me quiera esta gitana.
                                               (de Frijones)

                                               Te voy a sacar del convento
                                               pa que tú no sufras por mí
                                               y te vas a venir conmigo
                                               adonde yo quiera vivir.
                                              (de El Chozas de Jerez)

                                               Qué quieres de mí
                                               si hasta el agüita que bebo
                                               te la tengo que peí.

                                               No viven las criaturas
                                               con lo que yo te camelo
                                               y mi mal no tiene cura.
                                               (soleares de Fernanda de Utrera)