viernes, 6 de septiembre de 2013



ENTREGA Nº 43       7 DE SEPTIEMBRE DE 2013 

         La Isla y el Flamenco (1)

         San Fernando, La Isla representa también un eslabón importantísimo en esta flamenca cadena  que forma  la  comarca de Cai y los Puertos, y no sólo por los muchos nombres ilustres que de la isla salieron como El viejo la Isla, su hermana María Borrico con su sello personal en la siguiriya, el Niño de la Isla, el Chato de la Isla, Álvaro de la Isla, Tina Pavón,  La Niña Pastori o el mismísimo Camarón,  IV llave de oro del cante, sino por su particularísima forma y manera de hacer del flamenco un cante tan propio, citando sólo como ejemplo su siguiriya corta de la isla, que tan magistralmente nos transmitió el puertorrealeño Cojo Pavón.

         Hablar de la historia del flamenco en esta comarca de los puertos, amén de los ilustres mencionado, es hablar de su más emblemático lugar de encuentro, La Venta de Vargas.

          En el año 1924 Catalina Pérez se hace con el arrendamiento de una Venta llamada Eritaña que pronto se hace famosa por su excelente cocina. En 1935, Juan Vargas compra el negocio pasando desde entonces a llamarse Venta de Vargas.

         Poco a poco  la Venta de Vargas se fue convirtiendo en lugar de encuentro de todo lo relacionado con  el flamenco, adquiriendo gran prestigio entre los cantaores y aficionados hasta convertirse en algo así como  la catedral del flamenco de Cádiz.



         Artistas como Caracol, se dice que Camarón le cantó siendo aún un niño, Lola Flores, Chato la Isla, el propio Camarón tiene grabaciones en directo,  Alvarito de La Isla, Pericón de Cádiz, Aurelio Sellés, La Perla de Cádiz, Manuel Monge, Pansequito, Bernarda y Fernanda de Utrera, Cojo Peroche, Manolo Vargas, Beni de Cádiz, Rancapino, Chano Lobato, Manolo Brenes, Juanito Villar, Pablito de Cádiz,  El Bohiga, Cojo Farina, Joselito de Chiclana, Capinetti, Niño de Los Rizos, Gineto, Pilar y Juan Ogalla, Jesús Guerrero y más recientemente otros grandes nombres como Sara Baras o Niña Pastori, realizaron actuaciones sublimes en esta enigmática venta.

         La siguiriya corta de la Isla, creada por el Viejo de la Isla fue interpretada y grabada por grandes artistas como Chacón o Pastora Pavón a quienes les sirvió de base para, con algunas modificaciones en sus tercios, crear luego magistrales estilos.

         Muchos estudiosos afirman que la siguiriya del Viejo de la Isla fue una de las más grabadas en los primeros años del pasado siglo.

         Otra forma muy particular es la que interpretara María Borrico, estilo este también  que desde la segunda mitad del siglo XIX, sirviera de macho en cantes como la Liviana.

         Independientemente de los encuentros flamencos en reuniones familiares, fraguas como la de Luis Monje (padre de Camarón), o la mencionada Venta, es de destacar los trabajos que los buenos aficionados de la Tertulia Flamenca de la Isla realizaron en pro del flamenco desde su fundación en 1974, así como los de la Peña El Chato de la Isla o la dedicada al gran cantaor isleño Camarón de la Isla.