sábado, 24 de mayo de 2014

Juana Cruz "La Gitana"

ENTREGA Nº 80   24  DE MAYO DE 2014 

MUJERES QUE DEJARON Y DEJAN HUELLAS EN EL CANTE

                                               -11-

                                      JUANA  “LA GITANA”

                            En la Isla yo nací,
                            Mi mare se llama Juana…

Fandango a estilo de  “El Gloria” que Camarón cantaba recordando a Juana Cruz su  madre,  a la que en el barrio las callejuelas le llamaban Juana la Gitana.
¿Quién le iba a decir a Juana que con el tiempo (en 1950) pariría a uno de los más grandes flamencos que ha dado nuestra historia, tal vez la voz musical más dulce que jamás se había oído?

En palabras del propio José Monje Cruz, Camarón de la Isla, esta gitana nacida en la Isla de León en 1913 fue quién le enseñó la base de todos sus cantes “mi mare me parió cantando por bulerías”.

En el año 1934 en la Iglesia de San Francisco, se casó Juana con un herrero que venía de Conil, un gitano fragüero, muy trabajador y aficionado a los cantes más duros y jondo del flamenco. Juan Luis Monge Núñez formó con Juana Cruz una familia honrada y trabajadora y fruto de esa unión “tan flamenca” nacerían  Manuel, Juan, Juan Luis, Curro, José, Jesús,  Remedio

La Fragua de los Monje, no sólo era lugar de trabajo de Juan Luis sino que también fue sitio de reunión de grandes aficionados que acudían a disfrutar de los cantes que a compás del yunque hacía el gitano a quien a veces acompañaba, al igual que en su casa de la calle del Carmen, su mujer Juana.

A esta casa acudían los mejores aficionados  y artistas consagrado a escuchar a esa gitana, que no era profesional. Cuentan que Caracol, Lola Flores, La Niña los Peines, El Pinto, El Sevillano hablaban del eco misterioso y antiguo que la voz que Juana Cruz transmitía.

Toda la vida de Juana fue muy  dura pues ya de pequeña, huérfana de madre  con tan sólo meses se crió con su tía Isabel y desde muy joven tuvo que trabajar para ayudar a la pobrísima economía familiar, cosa constante a lo largo de su vida, pues sin cuando joven lo hacía para ayudar al sustento de la familia de su tía, más tarde para su casa y sobre todo a partir del fatídico 9 de enero de 1964  cuando muerto el patriarca de la casa, muerto Juan Luis Monje, tiene que dedicarse a trabajar,  pero en este caso ya no era en casa de la Señorita Delfina quien marchó a Cádiz, ahora se dedicaría a limpiar por cafeterías y bares de la Isla.

En el año 1986 falleció la buena de Juana Cruz “la gitana“ y “cañaílla” que dejó una de las mejores huellas, y no sólo por su voz rancia y misteriosa, que tenemos en el cante: Camarón de la Isla