sábado, 10 de mayo de 2014

La Sabina

ENTREGA Nº 78    10  DE MAYO DE 2014 

MUJERES QUE DEJARON Y DEJAN HUELLAS EN EL CANTE

                                               -9-

                                      LA SABINA

MARÍA LA SABINA
En el siglo XIX nació en Cádiz María Macías Moreno conocida entre su gente como María “La Sabina”.

Esta gitana  gaditana fue una cantaora de familia, de reuniones íntimas, nunca fue quiso cantar como profesional aunque su forma tan honda de interpretar los cantes más puros del flamenco gaditano como las bulerías (según sus propias palabras, lo que más le gustaba son los cantes por fiestas), soleares o los fandangos por soleá, bien mereciera compararla con cualquiera de las grandes estrellas de su época y de  la  actualidad.



                            El cante nació con ella
                            como nacen las amapolas
                            en medio de los trigales,
                            con mucha fuerza y poderío
                            igual que el sol que sale
                            por la mañana iluminando
                            con sus rayos a raudales
                            resplandecer en la orilla del río
                            y los trinos de los pajarillos
                            cantando encima de los árboles.
                                               (El arte de vivir el flamenco)

María, de la familia de los Cigarritos gaditanos casó con “Seis Reales” apodo del jerezano, fragüero y sobrino  del siguiriyero “Farrabú” Juan Sánchez Madrugón, también como La Sabina cantaor no profesional, pues su vida fue la fragua de dónde sacaba para vivir y alimentar a su familia entre las que encontramos a uno de los gitanos que más puro ha cantao por Cádiz “Santiago Donday



                                   Oscura y sin tener luz,
                            yo estaba malita en la cama.
                            Oscura y sin tener luz
                            entraste y me dio alegría
                            y recobré yo la salud
                            que por ti, hombre malino, tenía yo perdida
                            (Fandango por soleá)

                                  



En 1971 en un grabó para el programa “Ritos y Geografía del Flamenco” representando a los Cantes de Cádiz y los Puertos.

La soleá de Enrique el Mellizo encuentra en María La Sabina un claro ejemplo del respeto a uno de los más  rancios  y puro de los estilos más jondo del flamenco en Cádiz y que sirviera de escuela a generaciones venideras cono la de su hijo Santiago  Donday quién desde su fragua gaditana relanzara la plena pureza de estos cantes.