sábado, 17 de mayo de 2014

Señá Gabriela


ENTREGA Nº 79   17  DE MAYO DE 2014 

MUJERES QUE DEJARON Y DEJAN HUELLAS EN EL CANTE

                                               -10-

                                      “SEÑÁ GABRIELA”

                                     

Casi con toda seguridad la más amplia y fabulosa dinastía gitana, de flamencos y toreros. Familia cuyo primer gran patriarca fue Enrique Ortega Díaz "Ortega El Viejo”, cantaor, esposo de Carlota Feria quien también perteneciera  a otra gran familia cantaora gaditana y fruto de esa unión,  hijos como los cantaores Enrique el Gordo, José el Águila,  Chano o Manuel, bailaores como  Paquiro, o  Rita la Rubia, y cantaora y bailaora como Gabriela Ortega Feria  quién con el tiempo seria “La Señá Gabriela”
Por si no había arte en Gabriela por la herencia recibida de su padre  Ortega el Viejo o de la familia de su madre, la gaditana nacida en la calle Santo Domingo conoce cuando triunfaba con  sus actuaciones en el sevillano café cantante del Burrero al famoso torero El Gallo con quién más tarde se casaría, ampliándose la descendencia  en cantidad y calidad hasta consumarse como la familia con más arte de la historia.
Hijos suyos fueron  los grandes toreros Fernando, Joselito y Rafael conocidos artísticamente como los Gallos. Además su hija Gabriela se casó con su primo Enrique Ortega  El Cuco,  su otra hija Trini con Manolo Martín Vázquez y Dolores con Ignacio Sánchez Mejías, todos toreros  como sus hijos y su marido El Gallo.
En palabras de su hijo Rafael el Gallo Gabriela Ortega Feria cuando bailaba tocaba con los tacones la sinfonía completa, a mediados del siglo XIX actuaba “La Señá Gabriela” en reuniones y cafés cantantes bailando con ese arte que su hijo más de una vez comentara a los aficionados, destacando en siguiriyas y soleares.
Se podría decir con toda la certeza que  en la flamenca Andalucía,  en los tablaos y cafés cantantes de la época, una familia por encima de cualquier otra saga destacó, el apellido Ortega prevaleció por encima de muchos otros por su pureza y raza,  y Gabriela,”La Señá Gabriela”,  dejó una de las más flamencas huellas  en  la historia del flamenco.