jueves, 16 de julio de 2015

Entrega nº 142 (16 de julio)

LOS PALOS DEL CANTE  -27-
FANDANGOS ARTÍSTICOS
 Los fandangos artísticos por algunos también llamados personales, en opinión del que suscribe, se estudian en los casos más relevantes dado la gran cantidad de cantaores que en una época o en otra fueron creando su estilo propio de fandango por lo que harían la lista interminable. El fandango de cualquiera de las maneras o en cualquier estilo es un cante plenamente identificado con letras generalmente sentenciosas, cantándosele al amor, al desamor, al dolor y que por su sencillez e ingenuidad hacen ver su gran calidad poética.

Algunos autores suelen identificar a los llamados fandangos artísticos o natural con los fandangos personales mientras que otros los diferencia señalando que los personales son aquellos de origen local pero interpretados con las características de la personalidad del cantaor, siendo los naturales aquellos, que obedecen a una total libertad de compás en la que cada cantaor imprime la melodía que él considera ajustando el fandango a su creación propia.



El hecho de esa total falta de compás al que ceñirse en los fandangos ha dado lugar a que aparezcan infinidad de estilos, unos más dificultoso que otros, habiendo época en la que el fandango ha representado desgraciadamente lo más importante de todo el cante flamenco, hiriendo gravemente no sólo a este palo en sí, que sin deuda tiene su gran valor, sino al resto  del cante grande en general, impidiéndose quizá involuntariamente por parte de los llamados "fandangueros" llevar al público deseoso, los palos más duros y jondo de nuestro cante, ya que se fue poco a poco maleducando a los aficionados ofreciéndoles quizá excesivos bloques de fandangos y olvidándose cantar por siguiriyas, tonás, soleares..., la equivocada afición empezaban a preferir las timbradas voces de los fandanguilleros a las flamencas, duras y afilladas voces de los verdaderos defensores de nuestra más genuina tradición.



Pero con esto no se le debe quitar ninguna importancia a ese cante flamenco raíz de tantas variaciones sino aclarar y distinguir dándole la importancia (grande pero no única)  que el fandango tiene, ¡Cómo se puede olvidar los tercios galleados del Gloria, el temperamento de Manuel Torre, la hondura de Caracol, lo poético de Cepero, la melodía del Niño de la Calzada, las difíciles tonalidades con los tercios recortados de Palanca o la sensibilidad del Sevillano o Aznalcollar!
Fueron como se ha indicado anteriormente muchos los artistas que crearon su propio estilo de fandango, algunos  como Juan el de la Vara o Juanito Maravilla fandangueros  únicamente y otros,  fandangueros por excelencia, pero de entre todos ellos destacan por las características del fandango en sí y por la escuela más tarde dejada, el fandango de cantaores como:             
- Rafael Pareja, cantaor de final del siglo XIX y principio del XX, natural de la Línea de la Concepción con un fandango campero y viril  que parece ser influiría más tarde en el del Gloria.
- José Tejada Martín (Pepe Marchena), uno de los más representativo de estos cantes en la llamada ópera flamenca (tal vez su creador) con unas características en su voz que le hace ser figura en su género a la vez que imitado por muchos artistas.              
  - José Cepero, conocido con el sobrenombre del Poeta del Cante ya que el mismo componía sus letras con una gran armonía musical a la par que un aire campero en su fandango. 
       
    

 
 - Manuel Torre, con ese aire gitanísimo de sentir esa jondura y ese eco lastimero como si de un ramalazo de rabia se tratara.
  - Rafael Ramos Antúnez (El Niño Gloria) con dos estilos de fandango, uno probablemente con influencia de Rafael Pareja, aflamencando los aires marismeños y el otro con unas facultades poderosas llenas de jonduras con ecos originario del fandango de Lucena.
 - Manuel Vallejo, con un particular acento equilibrio entre el sentido clásico y los giros artificiosos de esta época ya mencionada.
                                  

                              "Blanca paloma te traigo,
                                         que del mío la cogí,
                                         la mare se queó llorando
                                         como yo lloré por tí,
                                         la solté y se fue volando."
                                   (Fandango de Manuel Torre)

                              "La una en el reló daba
                                         cuando mi pobre padre murió.
                                         Y mi hermana me abrazaba,
                                         hermana, ya se acabó
                                         el árbol que nos tapaba."
                                         (Fandango de Cepero)
                                       "Una mañana me encontré
                                         a un pájaro malherío,
                                         yo lo cogí y lo curé
                                         y en un árbol yo hice un mío
                                         y yo en su mío lo dejé."
                                        (Fandango de Pepe Marchena)
                                       "Reza por mí to los días
                                         dijo mi mare al morir
                                         y un día se me olvidó
                                         y fue la tarde que te vi,
                                         pero Dios me perdonó."
                                        (Fandango del Niño Gloria)



Además de este grupo importante de artistas creadores de grandes fandangos personales, encontramos otros geniales maestros de entre los que se destacan artistas como: Rafael el Tuerto con  un estilo de fandango popularizado por  José Monje Cruz (Camarón de la Isla), El niño de la Calzada, Gabriel Díaz Fernández (Macandé), cantaor éste de gran garra en sus pregones y fandangos, se dice que el mismo Caracol iba de vez en cuando a oírle cantar al manicomio donde moriría este modesto y gran cantaor vendedor de caramelos,  Palanca, El  Sevillano, El Corruco de Algeciras, Pepe Pinto, El Carbonerillo, Manolo Caracol, Canalejas de Puerto Real, Porrinas de Badajoz, Pepe Aznalcollar, El Gordito de Triana, Juanito Maravilla, cada uno con su estilo particular creado por ellos mismos bien directamente bien con influencia del  fandango de algún maestro anterior, pero en el que ellos ha impreso su sello personal.

                                      "Si te ves con razón
                                         tú nunca pidas clemencia,
                                         si eres hombre de corazón
                                         aguanta las consecuencias
                                         y muere sin pedir perdón”
    (Fandango de Pepe Aznalcollar)


A diferencia de otras épocas, a partir de los años setenta del pasado siglo el fandango se interpreta algo menos, aunque raro es el festival en el que no se deja sentir algunos de estos estilos en cantaores como Naranjito de Triana, Camarón. Manuel Mairena, Calixto…, destacando no obstante la personalidad de los fandangos del estudioso Enrique Morente, la pureza de Rancapinos, el eco de Fosforito o lo sentencioso de Antonio Núñez "El Chocolate"
                                         "Dos hermanos peleaban
                                            por una misma mujer
                                           y yo que los separé,
                                          vi como los dos lloraban
                                          y se abrazaban después."
                                   (El Chocolate)