jueves, 17 de marzo de 2016

Entrada nº 177 ( Escuela trianera del cante por Seguiriyas)

LOS PALOS DEL CANTE  57-
Seguiriya  (4)

ESCUELA DE TRIANA     

Paradójicamente esta escuela siendo la que mayor foco arcaico conservara, la que más llevara esa cadencia propia de los aires de tonás, la escuela que, en definitiva, intenta que las otras no vayan perdiendo esos primitivos ecos, es la escuela menos conocida como tal, imponiéndose los estilos de Jerez y de Cádiz y los Puertos, mucho más interpretados y, por lo tanto, populares.
Aunque con distintos matices pero con esas mismas cadencias antes apuntadas, encontramos en Sevilla y su provincia localidades ricas en cantaores que conservaban estos estilos trianeros, como son Utrera, Morón, Lebrija, Alcalá.


Por el año 1.850 aparece por los campos de Jerez o por Cádiz un gitano del municipio sevillano de Gelves que, invitado por el Sr. Manuel Molina, se dedica a cantar estas siguiriyas primitivas de las que aprendieron Curro Durse, Paco La Luz, entre otros; se trata de Frasco El Colorao.
                                            "A las dos de la noche
                                              me despierto y digo:
                                           ¿Dónde estará mi compañerita
                                             que no está conmigo?"

Este estilo de Frasco el Colorao con tercios ligados, con dura expresión y esas ya señaladas especiales cadencias, va a servir de base para otros cantaores trianeros, destacando entre todos una familia, la de los Caganchos, quienes engrandecieron los estilos trianeros que nos llegan a través de Tomás Pavón y, más tarde, de Pepe el de la Matrona, de quien se dice es el máximo representante y conocedor de la escuela de Triana.

                                               "Que duquelas más grandes
                                                  a mí me llegó,
                                                  malhaya sea estos pasitos
                                                 que esta gitana dio."

Otro artista importante que le dio realce a este estilo de siguiriya (insisto donde se aprecia el aire de semejanza de tonás) es Pepe el Culata sin olvidarnos del que según algunos fue el mejor cantaor de todos los tiempos: Silverio Franconetti, quien consiguió dignificar el cante llevándolo desde las tabernas a los cafés cantantes y de ahí con toda seguridad a nosotros. De Silverio decía Lorca:
                                    "...Los viejos se erizaban los cabellos y se abría el azogue de los espejos..."

 Que pena más grande
                                               tengo en mi corazón,
                                               to el mundo tiene puerta en donde llamar
                                               yo las encuentro cerrás.

                                               Por qué no dais
                                               la limosna al pobre,
                                               dársela por Dios, el chorrorito viene
que malito de amor
(Siguiriya de Pepe el Culata)

                                               Cuando vino el Santolio
                                               los ojos abrió
                                               y a mí me dijo, compañerita de mi alma
                                               quédate con Dios.
                                             (Silverio Franconetti)

                                               Calorrós de Triana
                                               duquelas pasaron,
                                               los variables cortaron los puentes
                                               y ellos se ahogaron.