viernes, 2 de agosto de 2013

ENTREGA Nº 38       3 DE AGOSTO DE 2013 
Puerto Real: sus cantaores y el cante de la Liviana (2)

          Teniendo en cuenta que el cante por liviana apenas se escuchaba y todavía le amenaza el peligro de extinción, durante  más de treinta años la peña flamenca de Puerto Real, denominada Peña Canalejas de Puerto Real, ha ido organizando  años tras años un concurso de Cantes por Livianas, por donde han pasando infinidad de aficionados y algún que otro profesional, poniéndole así un modesto pero importante grano de arena para la conservación de este importante palo flamenco. Sin embargo por las circunstancias económicas tanto de la entidad como del Ayuntamiento puertorrealeño patrocinador el  concurso de cantes por liviana lleva hasta la fecha cuatro años de celebrarse.

                                                    A la orilla de un río
                                                           yo me voy solo
                                                            y aumento la corriente
                                                           con lo que lloro.

                                                           Más que Jesús en el Huerto
                                                           yo estoy penando
                                                           y estas son las ganancias
                                                           que estoy sacando.

                                                           Camino Cazariche,
                                                           Venta Bravaero,
                                                           allí mataron a Bastián Bochoco
                                                           cuatro bandoleros.



         Los antiguos cantaores llamaban cantar con guía al empezar —dentro de una misma estilística— con un cante corto, sencillo, para continuar con dos o tres estilos más dificultosos y rematar con un poderoso macho o un estilo de entonaciones cambiadas. La liviana, en la serrana, cumple perfectamente la misión, ya que prepara al intérprete para que entre con el poderío que requiere este cante y no con la lentitud habitual de los cantaores.

                                               A la orilla de un río
                                                           yo me voy solo
                                                           y aumento la corriente
                                                           con lo que lloro.

Estas letras en la madrugada de la noche de Santiago y Santa Ana hace ya más de 36 años, se escuchaba en el antiguo cine de verano puertorrealeño Ideal Cinema, era la letra del primer ganador de nuestro concurso, la letra de nuestra primera liviana, la cantó un cantaor sanluqueño: Pepe Sanlúcar quien se hizo con el primer premio en esta flamenca noche “La de los días señalaítos de Santiago y Santa Ana.

         Antes del año 1.976 un buen grupo de aficionado al flamenco empezaron a trabajar en pro de una organización que permitiera conservar los más genuino de nuestro arte, extender al máximo en nuestra localidad lo exquisito de nuestra cultura, eran flamencos empeñados contra viento y marea en hacer que los aficionados se unieran y juntos poner a Puerto Real en un importante lugar dentro del mundo de la organizaciones flamenca y de esos arduos trabajos, nace la Peña Flamenca de Puerto Real y ya en el verano de 76 se inicia con la celebración en el cine de verano Ideal Cinema del Primer Concurso de Cantes por Liviana.

En dicho  concurso de una forma o de otra, bien en el mismo día Concurso-Festival bien  en días distintos, hemos tenido la suerte de contar con lo mejor del cante baile y toque y así hemos tenido a Camarón de la Isla, Lebrijano, Chiquetete, Fosforito, José Mercé, Rancapinos, Aurora Vargas, La Paquera de Jerez, Terremoto, Agujeta, Chocolate, Manuel Mairena, Curro Malenas, El Beni, Mariana Cornejo…

         Tocaores entre otros como Paco Cepero, Tomatito, El Morao, Parrilla…. Y bailaoras como Manuela Carrasco entre otras grandes artistas de este género flamenco.

         Ventana a la calle son peligrosas,
                                               pa la madres que tienen
                                               las hijas mozas.