viernes, 3 de abril de 2015

LA SAETA -5-

 LOS PALOS DEL CANTE -13-


                                                             LA SAETA -5-


Viernes Santo Abril  2015

Cuando la Saeta nos viene al flamenco lo hace emparentándolas con los palos más duros y jondo que pudieran existir en la nomenclatura de nuestros cantes, y así encontramos en la escuela trianera y sevillana los más puros estilos de saeta por Tonás o Martinetes como por ejemplo  la Saeta y Toná del Cristo, mientras que desde Jerez aparece con claros melismas siguiriyeros de ahí la Saeta por Siguiriya genuina de la escuela jerezana como la interpretada por El Niño Gloria, su hermana la Pompi o el mismísimo Manuel Torre.

                                      Pilatos te condenó
                                      ante el pueblo soberano.
                                     Han pasado veinte siglos,
                                     Y otros se lavan las manos.

No se puede olvidar otros estilos flamencos de Saetas más personales como los interpretados, entre otros por Marchena, Valderrama, Antoñita Moreno con unas maneras propias de los años cincuenta  cuando los matices de las saetas se realizan a través de alargar los tercios en demasía, no exentos de gorgorismos  y perdiendo en jondura, aunque sin olvidar el sentido de lamento sentencioso de sus letras. Lógico pues coincidían con la época de la ópera flamenca.

     
                              LAS LETRAS DE LA SAETA

El cómputo de las letras de Saetas que conocemos está afortunadamente alterado pues cada año nacen nuevas Saetas con ligeras, a veces, variaciones sobre el mismo tema. La calidad de la Saeta puede llegar incluso la rango de consumada obra de arte, pero al ser cantada esta oración de forma espontánea al paso de alguna imagen procesional, esa calidad no es imprescindible.

Suelen evocar las Saetas en sus letras algún momento de la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo, del dolor de la Virgen, o bien pedir alguna gracia.
         
                                       Tú que penas, tú que sufres,
                                       Virgen de la Soledad,
                                       te pido para mis males
                                       pan, trabajo y libertad.

También encontramos muchas letras en las que predominan el piropo hacia algunas de las imágenes de los tronos procesionales, o sobre algún detalle que “el poeta” quiera destacar, cosa compresiblemente fácil para la conocida imaginación del pueblo andaluz.

                                      Tienes del color moreno
                                      tu carita de azucena,
                                      y tienes tan blanca el alma
                                      como negras son tus penas.
                  





               INTÉRPRETES DE LA SAETA

A lo largo de la historia del flamenco son muchos los grandes cantaores que han destacado como buenos intérpretes saeteros, recordamos a los ya nombrados como Centeno, Cojo Málaga, D. Antonio Chacón, Enrique el Mellizo, Manuel Torre, Niño Gloria, Tomás Pavón, La Niña de los Peines, Enrique el Morcilla, Manuel Vallejo, La Niña de la Alfalfa, Antonio Mairena, Pepe Marchena, Rafael Romero, Juanito Valderrama, Pepe Pinto, Antoñita Moreno, La Paquera de Jerez, Manuel Mairena, Jarrito, Manolo Caracol, Juan Hierro y Frasquito de Puente Genil, Angel Vargas (de Jerez), Canalejas de Puerto Real (Costumbre la de Juan de acudir todos los años a cantar a Nuestro Padre Jesús durante la Semana Santa de Jaén). Es digno de destacar una larguísima lista de cantaores y cantaoras anónimos que cada año suelen renovar su voto, su promesa  como ellos saben. Rezándoles a su Cristo o su Madre, cantando.