miércoles, 15 de abril de 2015

Los Palos del cante-15

LA CAÑA

Este cante, antiguo por excelencia, suscita entre los flamencólogos algunas polémicas. Ya Estébanez Calderón en su libro ESCENAS ANDALUZAS en l.847 nos comenta aunque sin mucho rigor, que la caña es el cante más antiguo, llamándola incluso "Tronco primitivo de los cantos andaluces", refiriéndose probablemente según nos dice Andrés Salom a que él cree que la totalidad de los cantes de entonces era de origen árabe y que ésta (la caña) etimológicamente podría derivar del vocablo Gannia que en árabe significa canto.

Ríos Ruíz por su parte señala la posibilidad de que a mediado del pasado siglo existiera varios cantes bajo el nombre de caña, pero esta afirmación no es compartida por la mayoría de los flamencólogos pues casi todos coinciden en que solo existe o al menos  se conoce una sola caña, aunque algunos como Ricardo Molina (quién reconoce que este cante por no verlo muy flamenco no le gusta demasiado) dice que se sabe de dos maneras de interpretarla, según sean con seis ayes la de Rafael Romero el Gallina en su "Antología del Cante Flamenco" y otra de tres ayes que escuchara  en l.956 en su pueblo natal a un viejo y buen aficionado.

Por otra parte aunque según el estudioso Blas Vega la caña se incluya en el grupo de los cantes de las soleares, existen varios estudios apuntando la posibilidad de que este palo flamenco, sea incluso más primitivo que el propio cante de la soleá.
García Matos, nos dice que la caña proviene de una canción andaluza cuya letra en su estribillo era:
                                         "Caña dulce de mi dulce caña
                                              que tarde o nunca las pierde
                                              el que tiene malas mañas"

Sin embargo esta letra no se ajusta a los tercios de la caña cuya métrica es el de una cuarteta octosílaba romanceada, siendo además el tema de sus letras generalmente la grandeza y la altanería serrana.

                                                    "El que me quiera quitar
                                                      el amor de esta serrana
                                                      ha de matarse conmigo

La grandiosidad y dificultad de este cante está en el recorrido que de toda la escala y todos los tonos se hace, con dos tercios el segundo y el cuarto con claros ecos de serrana y sus ayes intercalados, rematándose generalmente con un " Arza y viva Ronda, Reina de los cielos " seguida del último verso de la cuarteta y el macho por soleá.

Del primer cantaor que tenemos noticias que cantaba la caña es del puertorrealeño Francisco Ortega Vargas "El Fillo", pudiéndose también oír este cante en las voces de maestros como José el Granaína, Enrique Ortega el viejo y su hijo el Gordo, Curro Durse, Silverio, La Parrala, Paco el sevillano, Fernando el Herrero, Diego Bermudes " el Tenazas"...

Todos le dieron a la caña un estilo personal (su sello propio que como grandes maestro tenían) y así José el Granaína redujo en la caña los ayes del segundo y cuarto verso, haciéndola más viva, Enrique Ortega el Viejo introdujo parte del polo en el macho de la caña mientras que su hijo Enrique Ortega el Gordo, le añadía como macho al final una sencilla y corta soleá.

Pero sin lugar a dudas fue D. Antonio Chacón ¡Cómo no! el estructurador definitivo de la caña, dotándola de esa cuadratura musical perfecta, esa dulzura musical y esa línea rítmica que la caña posee. Don Antonio Chacón popularizó la célebre letra por soleá de Paquirri, cantándola por caña:

                                                 "A mi pueden mandar
                                                   a servir a Dios y al Rey
                                                   pero dejar a tu persona,
                                                   eso no lo manda la ley"

Al igual que a otros maestros le pareció que el final de la caña era pobre y le añadió también una soleá pero en lugar de la de Enrique el Gordo, añadió la grande de Triana, la de Ribalta:

                                                       "Los lamentos de un cautivo
                                                         no pueden llegar a España
                                                         porque está la mar por medio
                                                         y se convierten en agua”.

Actualmente Rafael Romero " el Gallina" es el máximo intérprete de la caña sin olvidarnos de Antonio Fernández Díaz "Fosforito" por la personalidad que imprime a este cante y de Enrique Morente, gran estudioso de la pureza y que a pesar de las duras críticas que recibió de lo "puristas", ha realizado grandes trabajo dentro del flamenco destacando sobre manera su interpretación también personalísima de la caña.


                                                      "En la casa de los locos
                                                        con mi sombra me encontré
                                                         y en el aire estaba escrito
                                                        el nombre de una mujer".
                                                     "En el amor no hay venganza,
                                                        tú te has vengaíto de mí,
                                                        castigo tarde o temprano
                                                       del cielo te ha de venir"
                                                    "Arza y viva Ronda   
                                                       reina de los cielos,
                                                      del cielo te ha de venir-
                                            (caña de Chacón  cantada  por Rafael Romero) 
  
                                                   "Que yo pa tí soy cualquier cosa
                                                     que m'ha quitao la voluntá,
                                                     y lo que antes eran rosas
                                                     son como espinas clavás."
                                                   -Quise olvidarme de tí,
                                                     cada vez que lo intentaba
                                                     yo me sentía morir- 
                                                     (Fosforito)
En estas letras se colocan claramente los machos que se comentaban (tres versos por soleá) para darle al cante ese brillante final que la caña necesita